,

“UNA HISTORIA DE ANIMALES”

Un día, algunos animales decidieron que era importante hacer algo para afrontar los problemas del “nuevo mundo”. Fundaron una escuela. Decreta¬ron que las materias que habría que enseñar serían: la carrera, la escalada, la natación y el vuelo. Y para simplificar la aplicación del programa, decidieron que todos los animales aprendieran todas las materias.

El PATO era un excelente nadador e incluso mejor que su instructor, pero no pasó de aceptable en el vuelo y muy pobre en la carrera. Como era lento en la carrera, asistió a clases particulares y tuvo que abandonar la natación para entrenarse mejor en la carrera. Después de un cierto tiempo, sus patas palmeadas estuvieron de tal manera gastadas que se convirtió en un nadador medio. Pero la escuela aceptaba nadadores medios. De este modo, nadie se preocupó realmente… salvo el pato.

El CONEJO, primero de la clase en carrera, tuvo una depresión nerviosa a raíz de sus esfuerzos para llenar sus lagunas en natación.

La ARDILLA era excelente en la escalada, pero se frustró mucho en la clase de vuelo a la vista de que su instructor le obligaba a partir del suelo y no desde lo alto de un árbol. Sufrió estrés y fue clasificada con un aprobado justito en escalada y un suspenso en carrera.

El ÁGUILA era un alumno problemático. Tuvo que ser reprendida severa¬mente porque en clase de escalada ganaba a todos los demás llegando la primera a lo alto del árbol, pero se empeñaba en hacerlo a su manera.

Al final del curso, una ANGUILA insólita que podía nadar notablemente bien y además correr, escalar y volar un poco, obtuvo la media más alta y tuvo el honor de pronunciar el discurso de clausura del año escolar.

G.H. Reavis (Subdirector Escuelas Públicas de Cincinnati)

Esta fábula viene a la perfección para que cada uno realice una reflexión personal teniendo en cuenta a su compañía y sus colaboradores. ¿Cómo es mi relación con ellos? ¿En qué me fijo? ¿Mi comportamiento y mis decisiones afectan a su comportamiento? ¿Construyo desde las habilidades de cada individuo del equipo? ¿Trato de buscar en cada persona su punto fuerte?

Todas estas preguntas merece una reflexión profunda con el objetivo de detectar y desarrollar las habilidades de cada una de las personas que forman mi equipo.

SIGUE A ÉVOLO CONSULTORES

La fábula de “Las Naranjas”

Juan trabajaba en una empresa hace dos años, siempre fue muy serio, dedicado y cumplidor de sus obligaciones, llegaba puntual y estaba orgulloso de que en dos años nunca recibió una llamada de atención.
Cierto día buscó al gerente para hacerle un reclamo:

– Señor, trabajo en la empresa hace dos años con bastante esmero y estoy a gusto con mi puesto, pero siento que he sido relegado.

-Mire, Rogelio ingresó a un puesto igual que el mío hace 6 meses y ya está siendo promovido a Supervisor.

– Uhmm, mostrando preocupación el gerente, le dice: Mientras resolvemos esto, quisiera que me ayudes a resolver un problema. Quiero dar fruta al personal para la sobremesa del almuerzo de hoy. En la bodega de la esquina venden fruta. Por favor, averigüa si tienen naranjas.

Juan se esmeró en cumplir con el encargo y en 5 minutos estaba de vuelta.

– Bueno Juan, ¿Qué averiguaste?

– Señor tienen naranjas para la venta.

– ¿Y cuánto cuestan?

– Ah… no pregunté eso.

– OK, pero ¿viste si tienen suficientes naranjas para todo el personal?

– Tampoco pregunte eso señor.

– ¿Hay alguna fruta que pueda sustituir la naranja?

– No se señor, pero creo…

– Bueno, siéntate un momento.

El gerente tomó el teléfono y mando llamar a Rogelio. Cuando éste se presentó, le dio las mismas instrucciones que le diera a Juan y en 10 minutos estaba de vuelta. Cuando Rogelio retorna el gerente pregunta:

– Y bien Rogelio ¿Qué noticias me tientes?

– Señor, tienen naranjas, lo suficiente, para atender a todo el personal y si prefiere también tiene plátano, papaya, melón y mango. La naranja está a $9.00 pesos el kilo. El plátano a $7.00 el kilo, el mango a $35.00 el kilo, la papaya $22.00 y el melón a $35.00 pesos el kilo. Me dice que si la compra es por una cantidad mayor nos darán un descuento del 5%. He dejado separada la naranja pero si usted escoge otra fruta debo regresar para confirmar el pedido.

– Muchas gracias Rogelio, pero espera un momento Se dirige a Juan, que aún seguía esperando estupefacto y le dice:

– Juan, ¿me decías?

-Nada señor, eso es todo con su permiso…

MORALEJA:
Es importante dar lo mejor de nosotros mismos incluso con las tareas más sencillas y demostrar iniciativa y proactividad, concepto estrechamente unido al liderazgo y transformación. Estaremos contribuyendo en beneficio de nuestra marca personal que nos ayudará a diferenciarnos del resto y conseguir mayor éxito en las relaciones sociales y profesionales.

ACTIVIDAD PROPUESTA:
Se recomienda hacer una introspección para ver con cuál de los personajes de la fábula nos identificamos y en el caso de que nos veamos reflejados en Juan, iniciar nuestra transformación para convertirnos en Rogelio.

Te animamos a identificar tres situaciones profesionales en las que creas que puedes contribuir con mayor iniciativa y diseña un plan de acción para su ejecución.

Hoy en día resulta indispensable ser proactivo y presentar soluciones cuando se nos presente un problema o se nos encomienda una tarea.

Si esta reflexión ha resultado ser de tu interés, ¡no dudes en compartirlo con tus compañeros y amigos!

¡Hasta pronto!