La estrategia del océano azul

Queridos amigos:

¡Qué ilusión tan grande nos hace inaugurar esta sección! Desde que creamos la nueva página web nos hemos propuesto compartir con vosotros contenidos que os aporten ideas y que os hagan reflexionar como gerentes y directivos. Precisamente por ello hemos creado esta sección de lecturas recomendadas.

Ahora que las vacaciones estivales están llegando a su fin y se acerca la vuelta al trabajo, nos encontramos llenos de energía para afrontar con éxito la segunda parte del año y nos sentimos capaces de poder con todo. A lo largo del mismo hemos ido recopilando ideas y proyectos que cobran especial fuerza este último trimestre del año, que resulta ser el momento idóneo para diseñar o reflexionar acerca de la estrategia de nuestra organización.

Por ello, en los próximos posts vamos a compartir con vosotros libros relacionados con la estrategia y liderazgo.

Os proponemos la lectura del clásico y conocido best seller “La estrategia del océano azul” de W.Chan Kim y Renée Mauborgne. Según los autores, la manera de lograr el éxito organizacional y vencer a la competencia es dejar de tenerla, encontrando nuevos nichos de mercado en industrias que no existen en la actualidad a través de la innovación y que pueden ofrecer crecimiento y rentabilidades altas. A estos territorios desconocidos se les denomina “océanos azules”, donde las reglas del mercado están sin definir.

Como ejemplo, se cita el caso del Circo del Sol, que ha encontrado un nicho de mercado a medias entre el circo y el teatro, sostenible a largo plazo, eliminando elementos que han sido comúnmente aceptados en la industria cirquense pero que no añaden valor desde el punto de vista del cliente.

Tradicionalmente, durante las últimas décadas la literatura empresarial se ha basado en analizar cómo competir en océanos rojos, que representan a las industrias existentes actualmente en el mercado, donde compiten entre sí. En estos espacios la competencia es muy agresiva y se conocen los límites del mercado, lo que reduce las perspectivas de rentabilidad y crecimiento.

Los océanos rojos y los océanos azules son las dos situaciones competitivas más habituales en las industrias. La mayoría de las empresas están representadas por los océanos rojos y los océanos azules simbolizan ideas de negocio aún sin explotar. A medida que los competidores descubren los océanos azules, en vez de crear una nueva demanda, se proponen superar a sus rivales y ganar una posición en el mercado, por lo que el océano se va volviendo sangriento y las posibilidades de obtener rentabilidad y crecimiento disminuyen.

Y tu organización, ¿navega en océanos azules o rojos?

Desde Évolo os animamos a la reflexión y esperamos que este libro os aporte nuevas ideas.

¡Hasta pronto!