Diseña tu estrategia: Los cinco enfoques de la «paleta estratégica»

«Las personas deberían estar familiarizadas con la estrategia, aquellos que la entienden sobrevivirán, aquellos que no perecerán».- Sun Tzu

Queridos amigos:

En el apartado de nuestro Blog Libros que leemos os hemos recomendado la lectura del clásico “Your strategy needs a strategy» de Martin Reeves, Knut Haanaes y Janmejaya Sinha, consultores de The Boston Consulting Group. Ya que consideramos este tema de vital importancia para las organizaciones, en este post analizaremos los cinco enfoques que nos presentan los autores en su “paleta estratégica”.

El entorno actual se distingue por la incertidumbre, donde los cambios se producen cada vez con mayor rapidez y en más sentidos que nunca. Tener una estrategia y elegir el enfoque adecuado para llevarla a cabo nunca ha sido tan importante.

Tradicionalmente, los libros de estrategia empresarial han ofrecido las mismas soluciones para cualquier empresa y en cualquier situación. Actualmente se conocen diversos estudios que avalan que estas soluciones son complementarias y no universalmente aplicables. Lo que los autores del libro mencionado proponen es identificar y ejecutar el enfoque adecuado para la estrategia según la realidad de cada empresa. Para ello, se parte de conocer en profundidad el entorno en base a tres preguntas clave: ¿Podemos predecirlo? ¿Podemos cambiarlo? ¿Podemos competir?

El primero de los cinco es el enfoque clásico, válido para entornos predecibles y poco maleables, con cambios lentos y enfoque de análisis a largo plazo. Se pretende conseguir una ventaja competitiva (por tamaño o diferenciación) y defenderla una vez lograda. La empresa de energía Exxon Mobil lleva a cabo pronósticos financieros a largo plazo y planes a cerca de su capacidad de producción a 5 años vista. Esta estrategia les permite disponer del tiempo necesario para encontrar y explotar nuevas fuentes de petróleo, construir infraestructuras para la producción y mantener y reforzar su posicionamiento en el mercado.

Sin embargo, hay otros entornos que cambian rápidamente, cuya evolución es altamente incierta y en los que nuestra capacidad de influir en esa evolución es realmente baja. Los sectores como la moda, el lujo, textil o la biotecnología requieren de un enfoque adaptativo. Zara resulta ser un claro ejemplo de este enfoque, ya que cuenta con una cadena de suministro muy flexible; disfruta de una estrecha colaboración con sus proveedores y diseña, fabrica y distribuye sus productos en tiempo récord, entre otras características. Su capacidad de cambio y adaptación continua al entorno le permite capturar una y otra vez nuevas oportunidades y altas rentabilidades.

En tercer lugar, hay sectores cuya evolución es difícil de predecir pero la capacidad de las empresas para influir en esa evolución es alta. Las empresas son capaces de dirigir la conformación o remodelación de estos mercados emergentes. Facebook, Amazon, servicios profesionales emergentes son un ejemplo de ello. El objetivo de este enfoque transformador es modelar e influir en el entorno para obtener beneficios antes que su competencia, definiendo nuevos mercados, plataformas tecnológicas y prácticas empresariales. Por ejemplo, en 2007 Facebook abrió su plataforma a desarrolladores externos atrayendo todo tipo de aplicaciones a su sitio. Se trata de oportunidades que las empresas no pueden conseguir por sí solas, por lo que colaboran con terceros para poder captarlas y además comparten el riesgo.

En cuarto lugar, existen otras industrias establecidas como la comunicación, la alimentación, los seguros o el software cuya evolución resulta sencilla de predecir y son capaces de influir en su propia evolución. Estas organizaciones adoptan un enfoque visionario ya que entienden y anticipan su propio futuro. Desarrollan productos o servicios innovadores y se desenvuelven en un clima propicio para crear nuevos mercados. La empresa de mensajería UPS es un buen ejemplo de ello.

Ya en 1994 predijo que Internet iba a traer buenos tiempos para las empresas especializadas en el servicio de entrega ya que iban a seguir siendo necesarias para transportar los productos comprados por Internet. Por ello decidió invertir millones de dólares para integrar sus operaciones de seguimiento de paquetes con los de los proveedores de Internet.

En definitiva, en un entorno hostil puede resultar necesario renovar las estrategias e incluso combinarlas, para ser capaces de responder a diferentes entornos con éxito. Es altamente recomendable diseñar nuestra propia paleta estratégica, en la que se puede llevar a cabo un tipo de estrategia en una parte del negocio, a la vez que se adoptan enfoques diferentes de estrategia para otras áreas del negocio que nos permitan crecer y asegurar la prosperidad a largo plazo de nuestra organización.

¿Estas preparado para diseñar tu paleta estratégica?

¡Hasta pronto!